Dale ME GUSTA en face

domingo, 29 de mayo de 2016

SI UN TRAIDOR PUEDE MAS QUE UNOS CUANTOS

Que esos cuantos no lo olviden fácilmente...

La alcaldesa Vicky Barahona estaría logrando su mayor triunfo al  tener quebrado al sindicato de sus funcionarios de salud y al intentar desaforar para después poder expulsar a los dirigentes más frontales, todo esto a través de su subrogante el Dr. Japaz quien le habría dado la instrucción a un dirigentes de su plena confianza quien ha sido cómplice de la gestión de la alcaldesa por años y quien sabe muy bien como manipular a los trabajadores.





Juan Morales
Así parte la denuncia de un grupo de más de 6 ex funcionarias de la salud de la comuna de Renca quienes aseguran que la precariedad de las condiciones de trabajo habituales y sus despidos tienen un cómplice activo, nada menos que un mismo dirigente de su sindicato.
Este dirigente se llama Juan Morales a quien describen como un guardia que solo está en su lugar de trabajo no más de 1 hora al día y que se ha aferrado con uñas y dientes al poder sindical gracias a su estrecha relación de amistad y hasta compromiso con las autoridades. Denuncian que desde que formo su asociación lo hizo con la ayuda de las mismas autoridades y que ya desde aquellos años utilizo malas prácticas para que le gente se saliera de las demás asociaciones cuando comenzó a amedrentar a los trabajadores y ofreciéndoles regalías, todo esto con el objetivo final de mantener la fiesta en paz y criminalizar a los que si se atrevían a denunciar las irregularidades. Denuncian consistentemente que hoy está intentando hacer exactamente lo mismo en contra de sus compañeros dirigentes que de alguna forma lo han opacado, siguiendo las instrucciones de las mismas autoridades quienes le habrían solicitado que armara un plan que permita desaforar a sus compañeros y así poder despedirlos. Hecho que solo beneficiaría a la alcaldesa.

Dentro de las denuncias más graves esta la falta de ética de este dirigente, que no solo utilizo sus influencias para meter a su familia, sino que su labor como dirigente está claramente condicionada por su hija que actualmente sigue trabajando con un contrato mensual, haciendo claramente incompatibilidad su labor de dirigente. Entre otros beneficios que este habría obtenido con su cargo mencionan: conseguirle becas a sus sobrinos destinados a los trabajadores, manipular los precios de un convenio de gas para beneficio propio, confeccionar nóminas de mérito a su beneficio e incluso dicen haber visto a su familia vendiendo celulares obtenidos por convenios sindicales. Su estatus de “protegido” ha llegado al extremo de influir en despidos de socios que se atrevieron a confrontarlo, tal como lo evidencia una de las denunciantes con su propio caso. Dicen que ha llegado al extremo de ir a dejarle regalos a la alcaldesa para su cumpleaños en nombre de todos los trabajadores y de reconocer que “él no quiere volver a trabajar como guardia y que hará lo que sea para irse como dirigente”.

Respecto al condicionamiento de su hija, denuncian que todo quedó en evidencia cuando a consecuencia de 3 despidos, donde 2 de ellos fueron funcionarias con más de 20 años de servicio y la restante fue justamente su hija, tuvo el descaro de ir a negociar solo con la alcaldesa con el único resultado, que fue el reintegro solo de su hija que sigue con todos sus beneficios hasta el día de hoy. Denuncian que después de esta irregularidad el reconoce abiertamente que “Él era primero padre y después dirigente”.

Nos comentan que este personaje no ha hecho absolutamente nada por ellas ni por ningún trabajador despedido, que su gestión llega hasta que los trabajadores son despedidos y que lo único que les recomienda a quienes son despedidos, es que “vayan a exigirle a la confusam que denuncie”. Este dirigente se defiende argumentando que “él ha conseguido varias cosas agachando la cabeza, y que si tiene que seguir agachando la cabeza, la seguirá agachando”. Para estas afectadas, solo los nuevos dirigentes más Teresa Banda y Yoli son los únicos que los han ayudado y guiado.

Una evidencia más de su conflicto de intereses es el hecho que nunca ha denunciado algo que pueda comprometer la imagen de las autoridades, y que solo los demás dirigentes y sobre todo los más nuevos, son lo que si se han puesto los pantalones en ese aspecto. Por este mismo motivo es que estaría intentando desaforar a estos dirigentes y así despejarse el camino y de pasada no poner en riesgo a su hija y su estrecha relación con sus amistades. Para esto denuncian que ha llegado a amenazar a quienes no estén de acuerdo con sus ideas condicionando sus empleos.

Denuncian que su discurso ya es conocido por todos y que su mayor herramienta es infundir el miedo hablando de despidos,  de sus supuestos contactos y de supuestos salvados a quienes después les cobra el favor, de su nula transparencia y autoritarismo, de su falta de educación, llegando incluso a amenazar a quienes lo desafíen diciendo que  “si a él un día lo cagan, el al otro día se va a trabajar a la corporación a hacerse cargo de la carrera funcionaria y ahí los va a cagar a todos”.

#NomásVicky